Blog Asesoramiento

Responsabilidad personal

Por Lcda. Yasmín Colón Colón, M.B.A., C.P.A., J.D.

yasmin@bufete-emmanuelli.com

En los últimos meses, los operativos de embargo realizados por el Departamento de Hacienda a negocios que han incumplido con sus responsabilidades contributivas se han convertido en unas de las noticias de mayor cobertura en los rotativos del país. El propósito de estos operativos es intervenir a comerciantes que no remiten el Impuesto de Ventas y Uso (IVU), ni la retención patronal, entre otras deudas. 

Muchas de las empresas intervenidas o que adeudan a Hacienda son negocios incorporados. La regla general es que los oficiales de una corporación no responden personalmente por las deudas de la corporación. Pero, ¿qué pasa cuando se incumple con las obligaciones de la corporación ante Hacienda como patrono o agente retenedor? 

El Código de Rentas Internas expresa que, siempre que cualquier persona viniere obligada a cobrar o a retener cualquier contribución impuesta y a entregar en pago dicha contribución a Hacienda, el monto de la contribución se considerará que es un fondo especial en fideicomiso para el gobierno. Esto incluye las retenciones sobre el salario de los empleados, la retención del 7% de servicios profesionales y el IVU. Por ende, desde el momento en que estas contribuciones son retenidas nace un deber de pago, de la persona obligada a retener, hacia Hacienda. Estas cantidades retenidas no constituyen bienes de la empresa, sino del gobierno. 

Asuntos no contenciosos ante notario: 

Cambio de Nombre

Ya no es necesario recurrir al tribunal


Por Lcda. Yasmín Colón Colón, M.B.A., C.P.A., J.D.

yasmin@bufete-emmanuelli.com

La aprobación de la Ley de Asuntos no Contenciosos ante Notario provee la oportunidad de completar en la oficina de un Notario asuntos para los cuales antes era necesario recurrir a los tribunales. Entre los asuntos que puede completar en la oficina del Notario de su preferencia se encuentra el Cambio de Nombre y Apellidos.

Este trámite se lleva a cabo cuando una persona desea cambiar su nombre o sus apellidos, según constan inscritos en el Registro Demográfico, o cuando desea corregir errores que no se puedan constatar directamente de los documentos del Registro.     

El proceso comienza con una solicitud al Notario para que preste sus servicios profesionales en este asunto no contencioso. A la persona que hace la solicitud se le conoce como el Requirente.

Los documentos que el Requirente necesita llevar a la oficina del Notario para tramitar el cambio de nombre y apellidos son los siguientes:

Asuntos no contenciosos ante notario: Corrección de Actas en el Registro Demográfico

Ya no es necesario recurrir al tribunal


Por Lcda. Yasmín Colón Colón, M.B.A., C.P.A., J.D.

yasmin@bufete-emmanuelli.com


La aprobación de la Ley de Asuntos no Contenciosos ante Notario le provee la oportunidad de completar en la oficina de un Notario asuntos para los cuales antes era necesario recurrir a los tribunales. Entre los asuntos que puede completar, de manera más fácil y rápida, desde la oficina del Notario de su preferencia se encuentra la Corrección de Actas que obran en el Registro Demográfico.

La Corrección de Actas que obran en el Registro Demográfico se realiza cuando una persona desea corregir errores simples, que se puedan constatar  fácilmente del certificado de nacimiento, matrimonio o defunción, archivado en el Registro Demográfico. Un ejemplo de esto es que el certificado de nacimiento indique que el nombre inscrito es María Rivera Muñoz, cuando del propio certificado se desprende que el apellido de la madre es Muñiz. 

Las personas legitimadas a solicitar Corrección de Actas que obren en el Registro Demográfico son aquellas con interés legítimo en el asunto. Ejemplo de una persona con interés legítimo es aquella cuyo nombre aparece erróneamente escrito en un certificado de nacimiento. El proceso comienza con una solicitud al Notario para que preste sus servicios profesionales en este asunto no contencioso. A la persona que hace la solicitud se le conoce como el Requirente.    

ASUNTOS NO CONTENCIOSOS ANTE NOTARIO:

La Declaratoria de Herederos

MAYOR ACCESO A LA JUSTICIA FUERA DE LOS TRIBUNALES

Por Lcda. Yasmín Colón Colón, M.B.A., C.P.A., J.D.

yasmin@bufete-emmanuelli.com

La Declaratoria de Herederos es uno de los documentos necesarios para poder completar los trámites relacionados a la partición de herencia, entre otros asuntos que hay que resolver ante la muerte de un ser querido. Una Declaratoria de Herederos es un documento en el cual se "declara" quiénes son los herederos de una persona que muere sin dejar testamento válido o cuando no existe institución de herederos. 

Hasta hace unos años atrás, el único medio disponible para obtener una Declaratoria de Herederos era radicar una Petición ante el tribunal para obtener una Resolución que declarara a todos los herederos con derecho a recibir los bienes de la herencia. Desde el 2012, año en el que se aprobaron las reglas para la Implantación de la Ley de Asuntos no Contenciosos ante Notario, los ciudadanos tienen la opción de escoger entre recurrir al tribunal o a un notario para completar este trámite. Al realizar el trámite en la oficina de un Notario, el proceso no estará sujeto al congestionamiento de los calendarios del tribunal, lo que le permite obtener la Declaratoria de Herederos, entre otros asuntos no contenciosos, de manera más fácil y rápida. 

ASUNTOS NO CONTENCIOSOS ANTE NOTARIO

MAYOR ACCESO A LA JUSTICIA FUERA DE LOS TRIBUNALES

Por Lcda. Yasmín Colón Colón, M.B.A., C.P.A., J.D.

yasmin@bufete-emmanuelli.com

Mediante la Ley Núm. 282 del 21 de agosto de 1999, según enmendada, conocida como Ley de Asuntos No Contenciosos Ante Notario, se facultó a los notarios a atender y disponer sobre algunos asuntos que antes de su aprobación eran de la exclusiva competencia de los tribunales.  

A raíz de esta Ley, el 16 de septiembre de 2011, el Tribunal Supremo aprobó de forma unánime, las reglas para la Implantación de la Ley de Asuntos No Contenciosos Ante Notario. A tenor con esta Resolución, desde el 1 de febrero de 2012, los notarios podían comenzar a ejercer las competencias que le concede la Ley. 

Un asunto no contensioso es uno que, al no existir partes adversas, puede atenderse en la oficina del notario de su preferencia. Es lo que ordinariamente se conoce como un procedimiento Ex parte.

 En virtud de la Ley de Asuntos No Contenciosos Ante Notario, los ciudadanos podrán escoger entre recurrir al tribunal o a un notario para que atiendan los siguientes asuntos no contenciosos:

La mediación una alternativa para la solución de conflictos

Por: Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.

rolando@bufete-emmanuelli.com

En Puerto Rico existen diferentes procedimientos formales para manejar controversias, el modelo adversativo de adjudicación es el modelo convencional. Sin embargo, este modelo ha estado bajo cuestionamiento ante la excesiva complejidad y los altos costos que representa. El Tribunal Supremo de Puerto Rico fomenta la utilización de mecanismos complementarios al sistema adjudicativo tradicional, no para sustituirlo, sino para complementarlo con otros procesos con el fin de impartir justicia en una forma más eficiente, rápida y económica.

Estos métodos de resolución de disputas se han utilizado desde tiempos antiguos fomentando el diálogo y la interacción de las partes. El objetivo principal es que las personas en disputas puedan resolver sus controversias al negociarlas voluntariamente de una forma más equitativa para las partes. 

Entre los mecanismos complementarios al sistema adjudicativo convencional se encuentra la mediación. La mediación es un proceso no adversativo, más rápido e informal que el procedimiento judicial, que permite a las partes, con la intervención de un persona denominada mediador o mediadora, explorar todas las opciones posibles para lograr un acuerdo que les sea mutuamente aceptable y que finalice el conflicto. Este método es totalmente voluntario, las partes tienen la potestad de decidir si se someten o no al trámite.

LAS ABOGADAS Y ABOGADOS

Por: Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.

rolando@bufete-emmanuelli.com

Uno de los puntales de nuestro sistema de administración de justicia es el profesional que conocemos con el nombre de abogado o abogada. Estas son las personas que el Estado autoriza, previo cumplimiento de varios requisitos, a representar los intereses y defender los derechos de los demás.

Los aspirantes a la práctica de la abogacía deben completar un bachillerato y tres años de estudios especializados en Derecho en una facultad reconocida por el Tribunal Supremo de Puerto Rico. El Estado tiene un interés muy alto en garantizar la competencia de los profesionales del Derecho. Por esta razón, estableció un examen de acceso profesional que se conoce como la reválida que es administrado por el Tribunal Supremo de Puerto Rico dos veces al año.

Luego de aprobar la reválida y antes de que el profesional de la abogacía preste el juramento que le autoriza a ejercer su profesión, debe pasar el crisol de un Comité de Reputación que evaluará las cualificaciones éticas y morales para ejercer la profesión jurídica. Este Comité publica un edicto en los periódicos para que cualquier persona pueda exponer razones justificadas por las cuales entienda que el aspirante no debe admitirse al ejercicio de la profesión.

Los Tribunales

Por: Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.

rolando@bufete-emmanuelli.com

El sistema constitucional puertorriqueño se funda en la organización republicana de gobierno. Bajo dicha organización los poderes están divididos en tres ramas principales: el ejecutivo, el legislativo y el judicial.

Este sistema proviene de la Constitución norteamericana y ésta a su vez de los teóricos franceses e ingleses de los siglos 16, 17 y 18. La idea de esta división es que el poder que se concentra en una sola mano o en un sólo conjunto de personas es más fácil de corromper o utilizar en forma arbitraria y abusiva. Bajo el esquema republicano de gobierno los tres poderes están repartidos en diferentes personas o conjuntos de personas y existen diversos mecanismos de vigilancia y supervisión, conocidos como pesos y contrapesos, que permiten una adecuada fiscalización y evitan que un poder sobrepase a los demás y pueda crear situaciones arbitrarias o dar paso a la tiranía.

Bajo el sistema de gobierno de Puerto Rico, el poder ejecutivo se encarga de poner en vigor las leyes que aprueba la legislatura. Este poder de poner en vigor las leyes depende fundamentalmente de la tercera rama de gobierno que es la Rama Judicial. En la Rama Judicial es donde se van a ventilar y resolver todas las controversias en la aplicación de la ley que surjan dentro de las dos otras ramas de gobierno, las que surgen entre los ciudadanos y el Estado o entre las personas particulares. Para poder ejercer esta importante función gubernamental la Rama Judicial cuenta con una independencia limitada y poder propio que se le ha concedido con la intención de hacerla poco vulnerable a las influencias o ataques de las otras dos ramas. Sin embargo, dentro del balance de los tres poderes, es la rama más débil porque depende fundamentalmente del proceso político de los otros dos poderes para el nombramiento y renominación de sus jueces.

Restructuración Laboral para Enfrentar la Crisis

Por: Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.

rolando@bufete-emmanuelli.com

Introducción:

En ausencia de convenio colectivo, la Ley 80 del 30 de mayo de 1976, según enmendada (29 LPRA 185a ss), rige el proceso de disminución de personal por economías o cierre parcial, temporal o permanente. No realizar correctamente la disminución o despido de  personal expone a las empresas a responsabilidad por despido injustificado con la penalidad de la mesada.

  1. Consecuencias de un despido injustificado (Sección 185a):


(a) El sueldo correspondiente a dos meses por concepto de indemnización, si el despido ocurre dentro de los primeros cinco (5) años de servicio; el sueldo correspondiente a tres (3) meses si el despido ocurre luego de los cinco (5) años hasta los quince (15) años de servicio; el sueldo correspondiente a seis (6) meses si el despido ocurre luego de los quince (15) años de servicio.

(b) Una indemnización progresiva adicional equivalente a una (1) semana por cada año de servicio, si el despido ocurre dentro de los primeros cinco (5) años de servicio; dos (2) semanas por cada año de servicio, si el despido ocurre luego de los cinco (5) años hasta los quince (15) años de servicio; tres (3) semanas por cada año de servicio, luego de haber completado quince (15) años o más de servicio.

Las sociedades y las corporaciones

Por Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.

rolando@bufete-emmanuelli.com

En Puerto Rico típicamente se estructuran los negocios como negocios personales, corporaciones o sociedades. Cada una de dichas estructuras tienen sus ventajas y desventajas, por lo que es muy importante identificar las necesidades y objetivos del negocio que usted desea desarrollar. A continuación le brindamos claves para que pueda tomar su decisión.

El negocio propio o "haciendo negocios como" (h/n/c) es la estructura de negocios más utilizada en Puerto Rico. Dicha estructura no requiere de muchos trámites, documentación o tiempo. Sólo requiere que la persona comience a hacer negocios cumpliendo con las responsabilidades del estado y su municipio en su carácter personal. Así, por ejemplo, no se rendirán planillas de contribución sobre ingresos a nombre del negocio, sino a nombre de la persona que lo opera. Entre los que utilizan esta estructura de negocios se encuentran: vendedores, médicos, abogados, ingenieros y pequeñas empresas de todo tipo. Este tipo de negocio implica que la persona es responsable de las obligaciones del negocio. Por tanto, será responsable personalmente de pagar las cuentas adeudadas a sus suplidores, pagar las nóminas de sus empleados o empleadas, las contribuciones de sus nóminas y los daños que se causen a terceros en sus gestiones de negocio. Dicha estructura acarrea la responsabilidad personal e ilimitada del dueño o dueña del negocio y de su patrimonio. Por tanto, se responde con los bienes personales por las obligaciones que genere el negocio. Este tipo de negocio es de utilidad para operaciones sencillas, pequeñas y de poco riesgo.