Anterior

Nueva oferta de servicios de consultoría sobre préstamos estudiantiles

Por Jessica E. Méndez Colberg, J.D., M.B.A.

jessica@bufete-emmanuelli.com

El monto de la deuda por préstamos estudiantiles ha aumentado a niveles sin precedentes. Se estima que la deuda sobrepasa los 1.2 millones de millones (Trillions en inglés). El gobierno federal informa que durante la pasada década el número de deudores de préstamos estudiantiles que no están pagando a tiempo ha aumentado significativamente. 

El no pagar los préstamos estudiantiles, además de arruinar el crédito, puede conducir a constantes e incómodas gestiones de cobro, embargos de sueldos, seguro social o propiedades sin necesidad de orden judicial, demandas, retención de reintegros de contribuciones, entre otras. Además, con el incumplimiento se pierde elegibilidad para préstamos nuevos, se le añaden cargos por demora, intereses y gastos y honorarios de abogados por el cobro, entre otras medidas y consecuencias. Este incremento en el monto de la deuda puede ocasionar que el préstamo sea impagable. La situación se complica cuando se toma en cuenta que como regla general, los préstamos estudiantiles no son descargables en una quiebra. Todas estas circunstancias crean una pesada carga económica y emocional que afecta tanto al deudor como a su familia y allegados.

La situación económica de Puerto Rico complica la posición de los deudores de préstamos estudiantiles, pues en muchos casos no consiguen o pierden sus empleos, lo que les limita la capacidad de pago de estas obligaciones.

El proceso para modificar, consolidar, rehabilitar, condonar, aplazar o prorrogar préstamos estudiantiles es técnico y complejo lo que hace que muchas personas no puedan manejarlo y pospongan indefinidamente este trámite. Esto ocasiona que la deuda incremente y haga más difícil la gestión de repago. Por otro lado, si el deudor del préstamo no cuenta con el asesoramiento debido, puede cometer errores que le hagan perder beneficios u oportunidades. En muchas ocasiones estas circunstancias pueden ocasionar que los deudores de préstamos estudiantiles no puedan desarrollarse económicamente.

Existen varios planes de pago que pueden tener pago fijo, pagos que dependen del ingreso, interés fijo o variable, y otros tienen la posibilidad de perdón de la deuda con el paso del tiempo. No todos los préstamos cualifican para estos planes, pero con el trámite correspondiente, pueden modificarse para que le apliquen estos beneficios.

El manejo efectivo de los préstamos estudiantiles permite que se pueda cumplir con la obligación de pagar tomando en cuenta la capacidad del deudor y sin que se afecte irrazonablemente en los recursos para el sostenimiento de su persona y la familia. Además, evita que se afecte su crédito, lo que le permite acceso a financiamiento de residencias, autos o préstamos personales o de negocios indispensables para el desarrollo socioeconómico de las personas.

Existen varias alternativas para la orientación y asesoramiento relacionado con los préstamos estudiantiles. Sin embargo, en la mayoría de estas opciones no se cuenta con el asesoramiento de abogados o abogadas. En muchos casos el consejo legal es la mejor opción, ya que en el ámbito de los préstamos estudiantiles interactúan varias leyes federales incluyendo la ley de quiebras. En algunas ocasiones, la solución integral al problema puede requerir el solicitar los beneficios de varias leyes, para lo cual los profesionales autorizados son los abogados y abogadas.

El Bufete Emmanuelli, C.S.P. ofrece servicios de asesoramiento y asistencia asequibles económicamente para las personas que están luchando con el pago de los préstamos estudiantiles. Le ayudamos a modificar su préstamo para acogerse a un plan de pago que se ajuste a su capacidad económica. Le apoyamos en el proceso de rehabilitar sus préstamos una vez se declaran en incumplimiento, son referidos a una agencia de cobro y o se emitieron ordenes de embargo. Le ayudamos en la consolidación de los préstamos bajo las condiciones más beneficiosas posibles. Le orientamos sobre las alternativas de perdón o descargas de deudas y las prórrogas y aplazamientos por sus circunstancias personales o sus ingresos.