Siguiente

Responsabilidad personal

Por Lcda. Yasmín Colón Colón, M.B.A., C.P.A., J.D.

yasmin@bufete-emmanuelli.com

En los últimos meses, los operativos de embargo realizados por el Departamento de Hacienda a negocios que han incumplido con sus responsabilidades contributivas se han convertido en unas de las noticias de mayor cobertura en los rotativos del país. El propósito de estos operativos es intervenir a comerciantes que no remiten el Impuesto de Ventas y Uso (IVU), ni la retención patronal, entre otras deudas. 

Muchas de las empresas intervenidas o que adeudan a Hacienda son negocios incorporados. La regla general es que los oficiales de una corporación no responden personalmente por las deudas de la corporación. Pero, ¿qué pasa cuando se incumple con las obligaciones de la corporación ante Hacienda como patrono o agente retenedor? 

El Código de Rentas Internas expresa que, siempre que cualquier persona viniere obligada a cobrar o a retener cualquier contribución impuesta y a entregar en pago dicha contribución a Hacienda, el monto de la contribución se considerará que es un fondo especial en fideicomiso para el gobierno. Esto incluye las retenciones sobre el salario de los empleados, la retención del 7% de servicios profesionales y el IVU. Por ende, desde el momento en que estas contribuciones son retenidas nace un deber de pago, de la persona obligada a retener, hacia Hacienda. Estas cantidades retenidas no constituyen bienes de la empresa, sino del gobierno. 

Según dispuesto en el Código, esta obligación no solo es de la corporación, sino de aquellos oficiales y empleados responsables de llevar a cabo las funciones de retención y el pago de las contribuciones a Hacienda. El Código contiene, además, disposiciones específicas que imponen responsabilidad a los oficiales y empleados de las empresas por la omisión de retener o remitir los pagos a Hacienda. 

Por tanto, la respuesta a la interrogante de si el velo corporativo protege personalmente a aquellos oficiales de una corporación que ha incumplido con sus obligaciones como patrono y agente retenedor ante Hacienda es no. Los oficiales y empleados a cargo de retener y pagar a Hacienda responden personalmente por estas deudas.