Siguiente

 Las Alternativas de los Empleados Municipales ante la Reducción de Jornada Laboral

 Por Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.

rolando@bufete-emmanuelli.com 

 La orden del día en el sector privado y el público es la reducción de la jornada laboral. La reducción de la jornada laboral ocurre cuando el patrono tiene que reducir costos y no le queda otro remedio que afectar los gastos de nómina de sus empleados. La reducción de jornada laboral puede ocurrir mediante la disminución de horas diarias o por la eliminación de días de trabajo, ya sean semanales o mensuales. La reducción de jornada laboral afecta dramáticamente el presupuesto personal y familiar, y en muchos casos obliga a tomar medidas urgentes para no perder la casa y los autos.

Cada familia tiene un presupuesto con el cual satisface sus necesidades y mantienen su calidad de vida. En el caso de las familias que cuentan con una residencia por la cual pagan una hipoteca y uno o varios vehículos que todavía se deben el banco, la situación puede ser muy complicada. El no tener suficiente dinero para satisfacer estos pagos puede ocasionar que los acreedores inicien las gestiones para ejecutar la hipoteca o para reposeer el vehículo. En estos días, la residencia y el uso del vehículo son requisitos para poder mantener una calidad de vida mínima y ganarse el sustento. En ese sentido, son necesidades básicas en nuestra sociedad.

Por otro lado, muchas familias tienen tarjetas de crédito y otros préstamos personales. Si las familias tienen una reducción de jornada laboral que les impide pagar la totalidad de sus deudas mensuales, tienen que hacer ajustes dramáticos. Lamentablemente, en muchas ocasiones, deciden reducir sus gastos esenciales tales como la comida y medicinas. No hay duda de que no cubrir estos gastos, afecta dramáticamente la calidad de vida de las personas y las familias. 

El no hacer los gastos necesarios de comida y medicina para pagar otras deudas, ocurre porque las familias han sido socializadas bajo la premisa de la importancia de mantener el crédito y están dispuestas a hacer sacrificios innecesarios por mantener los pagos al día. Sin embargo, llega el momento en que esta situación es insostenible, y las personas empiezan a atrasarse en todos los pagos por falta de ingresos.

La Ley de Quiebras ofrece diferentes alternativas para que se puedan eliminar o ajustar deudas de manera que sobre dinero para pagar los gastos básicos y esenciales y sostener a la familia dentro de una calidad de vida razonable. Además, se pueden eliminar o reducir sustancialmente los pagos a los préstamos personales y las tarjetas de crédito, por lo que las familias pueden utilizar este dinero para poner al día la hipoteca y los atrasos en los pagos de los carros. De esta manera, se balancea el presupuesto familiar y se puede mantener una calidad de vida razonable.

El problema es que ante una reducción de jornada laboral, muchas veces las personas creen que esta medida serátemporera y esperan mucho tiempo para tomar determinaciones fundamentales sobre radicar una quiebra. En algunas ocasiones la tardanza en tomar la decisión les impide tener disponible el dinero para pagar los cargos que cobra la Corte de Quiebras por radicar una petición de quiebra. Esto atrasa más el proceso y los pone en una situación mucho más precaria, porque aumenta la cantidad de atrasos de la hipoteca y de los pagos de los autos, lo que puede hacer sea imposible el ponerse al día, aún con la quiebra. 

Si usted sabe que ocurrirá una reducción en la jornada laboral, usted debe hacer una consulta inmediata con una agencia de alivio de deudas que le ayude a radicar su quiebra bajo la Ley de Quiebras Federal. Esta consulta es confidencial y libre de costo, y le ayudaráa organizar su presupuesto, para que usted pueda lidiar con la situación. 

Posponer la decisión de radicar una quiebra cuando usted ha sido afectado por una reducción de jornada laboral puede ser muy dañino, porque puede ocasionar que haga imposible que usted pueda salvar su casa y su auto.

Llama ahora al 787-843-8406 para una cita con un abogado o abogada, la orientación sobre quiebras es gratuita y confidencial.