Consejos para lidiar con un caso de daños y perjuicios

Por Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.

rolando@bufete-emmanuelli.com

Si usted se ve involucrado en una situación que puede resultar en un caso de daños y perjuicios, ya sea como demandando o como demandante, debe tomar inmediatamente una serie de medidas para preservar sus derechos y defensas.

Debe tratar de recopilar y proteger toda la evidencia que sea posible relacionada con el caso. Por ejemplo, tome fotografías del lugar del accidente y de las lesiones sufridas, busque todos los documentos relacionados incluyendo todo récord médico disponible, siga los tratamientos médicos que le hayan prescrito, apoye a las víctimas de daños físicos para que su rápido restablecimiento, etc.

Particularmente, debe tomar todas las medidas para mitigar los daños o evitar que éstos se agraven. Por ejemplo, vaya al hospital y siga el tratamiento médico, llame a las autoridades que puedan brindar ayuda en esas circunstancias (policía, bomberos, 911, etc.). 

Si se trata de un accidente de tránsito, remueva los vehículos de la carretera si esto es posible para que no vaya a ocurrir otro accidente. Recuerde que si se trata de un accidente de tránsito debe notificar a la Administración de Compensaciones por Accidentes de Automóviles (ACAA) lo más pronto posible para que los heridos puedan recibir tratamiento médico. Una vez tenga la situación bajo control, tome nota de los hechos del caso para que pueda preservar una memoria exacta de lo que ha ocurrido y lo que va ocurriendo. De esta forma, le será más fácil recordar todos los detalles pertinentes del caso cuando tenga que recurrir a ayuda profesional o declarar a la policía o ante un tribunal.

Visite lo más pronto posible a un abogado o abogada que pueda asesorarle en la materia de daños y perjuicios para que le oriente sobre los próximos pasos a seguir. Recuerde que, como regla general, tiene un año a partir del conocimiento del daño y de la persona que lo causó para radicar una demanda en daños y perjuicios.

Cuando el caso es contra el gobierno o contra un municipio debe hacer una notificación formal, por correo certificado con acuse de recibo, donde informe su intención de demandar y otros detalles conforme lo requiere la Ley de Pleitos contra el Estado. Esta notificación deberá hacerse dentro de los 90 días siguientes a la ocurrencia del accidente o el hecho que da base a la reclamación. No hacer esta reclamación puede significar que pierda su derecho a reclamar.

Haga las siguientes preguntas a su abogada o abogado: ¿Quién es responsable de los daños? ¿Qué defensas tiene disponibles? ¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades del caso? ¿Cuánto tiempo existe para reclamar a base de los hechos especiales del caso? ¿Qué probabilidades de éxito de las diferentes partes existen en el caso? ¿Qué gastos y honorarios de abogado va a acarrear el litigio? ¿Será necesario contratar peritos y cuánto costarán? ¿Cuánto tiempo durará el litigio? Si llega a un acuerdo para que le represente en el caso, procure que sus acuerdos se reduzcan a un contrato escrito. Siga al pie de la letra las instrucciones y mantenga comunicación estrecha.

Los casos de daños y perjuicios de los demandantes se contratan generalmente a base de honorarios contingentes. Esto quiere decir que el abogado o abogada cobra sus honorarios sólo si obtiene una compensación mediante su gestión. Generalmente, cobran un 33% de lo que obtengan sus clientes adultos y un 25% de lo que obtengan los menores de edad. Esto permite que las personas con dificultades económicas puedan tramitar sus casos sin hacer desembolsos de honorarios. Bajo este tipo de contrato contingente, el abogado o abogada puede cobrar los gastos reales que haya incurrido en la tramitación del caso. Uno de estos gastos puede ser la contratación de peritos o expertos como lo sería un médico o ingeniero que sean necesarios para poder establecer el caso en el tribunal. 

Si usted recibe una reclamación o es demandado por daños y perjuicios y tiene una póliza de seguros para responder por daños como los que se reclaman, debe notificar inmediatamente a su compañía de seguros para que ésta se haga cargo de su defensa.

Esta notificación debe incluir toda la información y colaboración necesaria para que el abogado o abogada que le asignen pueda defenderle adecuadamente. En esta situación la compañía de seguros asume todos sus gastos y honorarios. Puede ocurrir que la reclamación de la demanda exceda los límites de la póliza de seguros. En ese caso su representante por la compañía de seguros le puede recomendar que contrate los servicios de un abogado o abogada adicional para que le represente por su exposición a una sentencia de compensación de daños que exceda los límites del contrato de seguros.