El Capítulo 13 de quiebras es otra de las alternativas disponibles a todas las personas que hayan sido desafortunadas en sus finanzas.

Bajo el Capítulo 13, usted tiene la oportunidad de evitar la ejecución y venta en pública subasta de su casa y la reposesión de sus autos que tengan atrasos en la cuenta, al incluirlos en un plan de pagos que puede ser entre 36 y 60 meses. Mediante el plan, usted pondrá al día sus cuentas y el banco no podrá subastar, embargar o reposeer sus propiedades. 

El plan será conforme a sus ingresos y, entre otras cosas, también le permitirá proteger a sus codeudores e incluir atrasos en el pago de pensiones alimentarias, lo que impide el arresto por desacato.

Bajo el Capítulo 13, el deudor radicará la petición solo o con su cónyuge, o, de no estar legalmente casados, ambas personas pueden radicar peticiones separadas y pedir la consolidación de sus casos. Presentarán las planillas informativas de sus bienes y deudas, y se solicitarán las exenciones aplicables bajo la Ley Federal y la local, para proteger sus bienes indispensables.

Para conocer más sobre el proceso de radicación de una quiebra, consulte un abogado, y recuerde que la quiebra podría ser su solución.