Al radicar un caso de quiebras bajo el Capítulo 13, el deudor se acoge a un plan de pago que podría ser de 5 o 3 años. Cuando hay atrasos en deudas aseguradas como lo son las hipotecas y los préstamos de auto, el atraso se paga a través del plan de pago de la quiebra mientras que los pagos mensuales de esa deuda se continúan haciendo directamente al acreedor. Otras deudas como las de préstamos personales, tarjetas de crédito, contribuciones y otras, se incluyen en el plan de pagos. 

Este plan de pago de la quiebra permite que usted pueda reestructurar sus finanzas realizando un solo pago al síndico de la quiebras evitando así la necesidad de hacer pagos independientes a cada acreedor. 

La cantidad del plan de pago dependerá de varios factores. Primero, depende del tipo de deuda que se incluya en el plan, por ejemplo, si se trata de atrasos de hipotecas o de préstamos de autos, deudas de contribuciones, o deudas de tarjetas de crédito o préstamos personales, por mencionar algunas. Además, se considera el ingreso disponible del deudor y los gastos mensuales necesarios, como por ejemplo, el pago de utilidades, gasolina, gastos médicos, entre otros. 

Cuando se radica el caso de quiebras bajo el capítulo 13, lo que se somete es una propuesta de plan de pago. Esto lo que significa es que, según la información provista, se propone realizar un pago mensual por una cantidad, sin embargo, dicho plan pasa por un proceso de confirmación y en ese proceso la cantidad mensual a pagar podría variar. 

Es importante que durante la vigencia del plan de pago, el deudor no puede incurrir en deudas nuevas y todo ingreso adicional que reciba debe notificarlo, pues esto podría implicar que el plan de pago tenga que ser enmendado. 

Para conocer más sobre el proceso de radicación de una quiebra, consulte un abogado, y recuerde que la quiebra podría ser su solución.